miércoles, 31 de enero de 2007

España blanca


Durante el camino, encontramos una mitad norte de España totalmente nevada, sin excepción, pero con carreteras en perfecto estado y sin nieve. Lástima por la gran cantidad de sal que había en el asfalto y por haber estado media hora a 80 km/h detrás de una quitanieves que repartía sal porque no se dejaba adelantar. El resultado fue que cuando cruzamos a Francia nuestro coche estaba totalmente blanco, cristales y matricula incluidos, lo que sin duda influiría en el pequeño incidente que tuvimos en tierras galas.