lunes, 27 de agosto de 2007

*FER-BLOG* Día 1: Miércoles, 15 de agosto. Delft, Den Haag, Scheveningen.


Ya es de día, de eso te enteras enseguida porque la luz entra sin compasión por los enormes ventanales de las casas desde muy temprano, y es que allí lo de usar persianas no se estila. Pi nos tiene preparado un desayuno completísimo, nos ha comprado un montón de bollitos, zumos, leches (de soja, jijiji) con y sin chocolate, cereales, tostadas…

Llegamos a Delft (foto), aparcamos junto a un canal, aaaay, los típicos canales Holandeses no pueden faltar lógicamente, si se sale del coche por el lado del conductor hay que andar con cuidado si uno no quiere caerse al agua. Pagamos religiosamente nuestro ticket de aparcamiento, porque otra cosa no, pero allí para aparcar, hay que pagar, en la mayoría de todos los sitios hay zona y de 8 a 22h, vamos que luego aquí en Madrid nos quejamos de Gallardón, espero que no se le ocurra ir de visita a Holanda. Hablando de quejas, alucinantes las autopistas Holandesas, 5 carriles por cada sentido y limitación de velocidad a 100 y los radares que no falten, claro. A cambio, por lo visto, hay muy pocos accidentes, pero qué coñazo conducir.

Seguimos nuestra visita a Delft, llegamos a la plaza donde nos encontramos con la típica estampa de los países de la zona, con la Oude Kerk (iglesia) y las casas con los perfiles holandeses con los restaurantes y comercios en el piso inferior. En la iglesia, como nos cobran por entrar y somos tirando a ateos, pasamos de visitarla. Damos una vuelta por el pueblo recorrido por sus típicos canales y comemos en un barco-plataforma sobre uno ellos.

Después de comer partimos hacia La Haya (Den Haag en holandés, de hecho tiene otro nombre que no soy capaz de escribir ni pronunciar), es una de las ciudades principales y más grandes de Holanda donde se encuentran los despachos de trabajo de la reina Beatriz, muy cerca del parlamento y la zona centro. El parlamento, junto a un enorme lago por un lago y el McDonallds por otro (mira que hay McDonallds en Holanda, aunque supongo que igual que en resto de ciudades europeas), consta de dos edificios, la zona antigua y la zona nueva, mucho más moderna, el contraste entre ambas construcciones resulta bastante curioso. De camino al centro hemos, junto a los despachos de la reina, hemos visto varias esculturas, una de ellas es “el beso” de Gustav Klimt, por primera vez hemos podido ver la parte trasera del cuadro que nunca nadie vió, jijijiji. La zona centro es una maraña de calles estrechas repletas de tiendas, yo lo asemejaría a la zona de Sol de Madrid, entre todas las tiendas se encuentra “Le passage”, una galería cubierta del siglo XV. Terminamos nuestra visita tomándonos un refresco en una terraza del centro, junto a un edificio enorme y circular de “The Sting” una de las tiendas de ropa de la zona, mientras ha caído un chaparrón, nada, 5 minutos, lo justo para que podamos continuar nuestras visitas sin lluvia.

De La Haya a Scheveningen, a ver quien es capaz de pronunciarlo correctamente!! (“es-jé-ve-nin-gen” o algo así), al parecer era una de las claves que usaban durante la segunda guerra mundial para identificar a los de uno y otro bando. Es una ciudad costera del este de Holanda, la playa es enorme, tanto de longitud como de anchura. Un paseo recorre toda la playa y está repleto de restaurantes, también en la playa sobre la arena hay un montón de chiringitos, que por las noches se llenan de gente. El tiempo allí yo creo que no acompaña mucho como para bañarse pero supongo que en veranito cuando sale el sol la gente irá a aprovecharlo, hoy al menos lo que sí que hay es un montón de surfers y sky-surfers disfrutando de las enormes olas. En la playa destaca el edificio del casino (Grand Piere) cuya construcción se adentra desde la playa hacia el mar a través de una pasarela, al fondo y ya sobre el mar, hay varios “edificios” de planta circular con el casino y restaurante, por la noche, iluminado, queda muy llamativo.

Desde allí volvemos directamente a casa, donde ya nos espera Dani desde hace rato. Estamos cansados después de todo un día para arriba y para abajo, por la hora, decidimos ir a cenar al restaurante con horario español que queda cerquita de casa, si soís seguidores del blog ya sabréis de qué restaurante estamos hablando, a las 9 y pico de la noche, McDonalds o similar aparte, es difícil encontrar un sitio en Holanda con la cocina abierta. El restaurante es pequeño pero está muy bien, la decoración es una mezcla entre árabe, indú y chino pero se puede comer cualquier cosa. Triunfan los espagueti, 3 a 1, a la carbonara, a la bolognesa y con verduras, el 1 es para el falafel de Pi, el acompañamiento son las típicas patatas fritas con mayonesa.

Y después de la cena, excursión al salón, menos mal que está en la primera planta, jejeje, no voy describir en la que montábamos para subir a las plantas superiores. Una vez arriba, cine en casa, im-presionante eso de ver la “tele” directamente proyectada sobre la pared como si estuvieses en el cine. Digo “tele” porque, sorprendentemente para la mayoría, Dani y Pi no tienen televisor, aquí los contenidos audivisuales vienen directamente desde el ordenador: películas, series y Joost, para el que no sepa lo que es, P2PTV experimental, con cientos de canales gratuitos, a los que poco a poco seguramente se irán incorporando los canales más conocidos. Muy entretenidos el canal mini-recetas de cocina con esas músicas de canciones infantiles de fondo o el “just for laughs”.

A la 1:00 de la mañana suena la alarma, y esta vez no es la sirena de Holanda, es el móvil de Dani que indica la hora tope para irse a la cama, que por la mañana hay que madrugar. Hacemos caso al sabio de Dani y nos vamos a recuperar fuerzas para el siguiente día.

2 comentarios:

Mad_Max_Well dijo...

Tremeeeeeendas esas fotos panorámicas-gran-angular... ME ENCANTAN!

Esa plaza es preciosa. Amplia, soleada, concurrida, y ese palacete al fondo es casi de cuento... Por lo que se aprecia, bella ciudad Delft.

Y muy buena la narración de vuestro amigo Fer. Quedamos impacientes de mássssss...

fnieto dijo...

Fer is back, hola de nuevo a todos. No, no voy a ser de los que sucumben. He estado algo perezoso durante el resto de mis vacaciones - horror, ya se terminan, no sé si podré soportarlo :( -, pero voy a finalizar lo que comencé. Se lo dedicado a mis más fervientes admiradores, gracias Pi, gracias Max, gracias Anónimo que nos sigues, ;D.