martes, 4 de septiembre de 2007

*FER-BLOG* Día 3: Viernes, 17 de agosto. Alkmaar, Volendam y Marken.


Hola a todos, estoy de vuelta. Tercer día de excursiones por este bello país. Hoy dejamos "descansar" a Pi, y lo pongo entre comillas porque ella tiene que quedarse trabajando, lo que es bastante peor que ir de visita turística, pero el deber obliga.

Como el resto de los días hemos "madrugado", y lo pongo entre comillas porque para estar de vacaciones, despertarse a las 8:30 es madrugar, al menos para mi :-).

A pesar del "madrugón", también como es habitual, emprendemos la marcha bastante tarde, y la emprendemos Sonia y yo con el todocamino de Pi & Dani, que todavía no sé cómo se han atrevido a dejarlo en mis manos, jejeje, de Sonia, los que la conocen ya sabrán que es una temeraría por lo que no les sorprenderá que se haya montado sin decir nada. Yo al principio voy un poco acojonado la verdad, en parte por la envegadura del coche en comparación con el mio, aunque esto se me pasa a los pocos minutos, y sobre todo porque tanto Sonia como yo somos un auténtico desastre orientándonos, madre mía, ¡dónde acabaremos hoy!. Bueno, al menos estamos acustumbrados a perdernos incluso en Madrid, así que en eso ya tenemos experiencia, a unas malas llevamos el móvil de Pi.

Ya estamos de camino a Alkmaar, el coche está dominado. Íbamos a esta ciudad a ver el mercado del queso que montan todos los viernes en la plaza y digo íbamos porque a las horas que salimos, los "queseros" debían estar ya tomando el "lunch" :-S... Además, de camino a Alkmaar nos hemos encontrado un gran atasco por unas obras en la autopista, sí, para que veáis, ¡no sólo hay obras en la M-30!.

Llegamos a nuestro primer destino, no creo que olvide fácilmente el parking, estrecho, estrecho, estrecho, al menos para este coche tan grande :-S. Hace un día estupendo, Alkmaar es una ciudad muy turística, a las 12:30 la plaza sigue aún repleta de gente, la mayoria de ellos turistas, está rodeada de restaurantes por un lado y de un canal por otro. En la plaza también hay varios puestos en plan mercadillo, en muchos de ellos venden, como ya supondréis, queso, en otros venden cerámicas, y hay uno en el que hacen unas mini-tortitas con una pinta, mmmm, poco nos ha faltado pero no hemos caído, una pena :-D. Estar rodeado de tanto queso no ha sido tan traumático después de todo (para el que me conozca, no me gusta el queso, especialmente el olor...). El espectáculo de transporte y pesaje de los quesos ya ha finalizado, pero en el edificio que está dentro de la plaza continúa habiendo un jolgorio increíble, algunos lugareños con trajes típicos de la zona permanecen allí y "gritan" (es que no entendemos nada de lo que dicen) de vez en cuando, suponemos que es la subasta que aún no ha terminado.

Después de pasar por la plaza hemos estado dando un paseo por el resto de la ciudad, rodeada de canales y con los típicos perfiles en las casas. También, como ya hemos visto en otras de las ciudades que hemos visitados, Alkmaar cuenta con su gran calle comercial, que abarca toda la zona centro. Uno de los extremos de la calle finaliza en otra gran plaza que tiene en su centro una iglesia enorme. Rodean la plaza un conjunto de edificios de muy distinta tipología, de antiguos a vanguardistas, como el museo de la ciudad, pasando por alguno horterilla como el edificio del banco ABN-AMRO, que para mi gusto, desentona un poco.

Después de comer en un restaurante italiano en Alkmaar, partimos hacia Volendam (foto), un pueblo de la costa este de Holanda, a unos 40km de donde nos encontramos. Vamos a intentar coger allí un ferry a Marken, un pueblecito que nos han recomendado Pi & Dani con casas de piedra. No hemos cogido la autopista y el paisaje que hemos disfrutado entre estos dos destinos es sencillamente precioso. Enormes y verdes explanadas, rebaños de ovejas, vacas pastando, impresionantes molinos, enormes lagos y canales, granjas con unos caserones espectaculares… y de vez en cuando pequeñas poblaciones con algunas casas de película, todo muy bonito y muy bien cuidado. Realmente merece la pena un paseo de este estilo, tanto o más que la visita a cualquiera de las ciudades y pueblos, en realidad este es el típico paisaje holandés más allá de las ciudades que no te puedes perder.

Bueno, vamos un poco más rápido, que no llegamos al ferry, aunque sin pasarse para que no nos multen ya que los radares no faltan. Fijaros, iba yo tan acojonado con los radares, que me ha adelantado hasta un autobus, a mi, ejem, en mi descarga, iba como un loco y tenía un carril para él solito. Es que ya nos había dicho Pi: "si pone máximo a 50, id a 49 que sino te hacen la foto", lo difícil era saber la velocidad de las vías, porque nosotros no la veíamos por ninguna parte, al final lo que hicimos es ir a la velocidad del resto para evitar sorpresas (Dani, no os ha llegado ninguna multa ¿no?). Lo dicho, rápido, al puerto, a coger el ferry, pero, ¿dónde está el puerto? porque tampoco vemos ningún cartel con un barquito ni nada que se le parezca, de echo no vemos ni el mar :-S, con las prisas y los contratiempos, ya os podréis imaginar que va a pasar a nuestro viaje en barco… Después de dar unas cuantas vueltas infructuosas, decidimos llamar a Pilar a ver si nos ilumina, y claro, ella enciende el faro que nos dirige a nuestro destino: "HAVEN", apuntarlo, haven es puerto en holandés, fundamental seguir las indicaciones donde ponga "haven" desde el principio para llegar a tiempo :-), en realidad estaba justo detrás de donde habíamos estado, pero claro, había muchas casas de por medio que tapaban la visibilidad. Cuando llegamos adonde se coge el ferry, literalmente está saliendo, vamos que si corremos y saltamos lo mismo nos habíamos montado sin caer al agua, una pena. Nos dicen que hay otro en 45 minutos que hace el recorrido pero que ya no llega a parar en Marken, sólo va y vuelve, de modo que decidimos no cogerlo y disfrutar de las vistas y el tiempo, sigue haciendo una tarde espléndida y soleada.

El puerto de Volendam es muy bonito, pequeño pero bonito, no sé cómo expresarlo pero resulta acogedor: la gente paseando, los barquitos, la gente que está en los barcos, aún estando ahí amarrados, merece la pena sentarse un rato en uno de los bancos del paseo con empedrado y césped del dique, con el mar a un lado y los barcos al otro. Después de este tiempo de relax vamos a visitar la bellas calles de Volendam, es un pueblo con mucho encanto que bien vale la pena visitar. A última hora hemos aprovechado para hacer las primeras compras en una tienda de souvenirs que aún está abierta y hemos cenado en un restaurante del puerto, les damos así la oportunidad a Dani y Pi de disfrutar de una cena realmente vegetariana, jijiji.

Después de la cena volvemos a casa, hasta ahora no nos hemos perdido mucho ¿seremos capaces de llegar a nuestro destino?, increíblemente sí, llegamos sin problemas, ejem, bueno, un poco antes de llegar a Hoofddorp nos hemos metido a ver si el aeropuerto de Schipol seguía en su sitio, pero vamos era una comprobación en tránsito sin mayores repercusiones, jejeje. Al menos esta vez no nos ha parado la policia :-D, creo que no hemos comentado que el primer día, encima del diluvio, nos paró la policia, eso sí, conducía Dani, no yo, jejeje. Llegamos a casa, sanos y salvos, coche incluido. Pasamos el resto de la velada contándonos lo que hemos hecho durante el día cada uno, lo nuestro ya lo sabéis, Pi, después del trabajo se ha ido a recoger a Dani y han estado viendo los conejos que campan a sus anchas en los enormes jardines de la zona empresarial, donde se encuentran entre otras, la empresa de Dani. Vida salvaje en un entorno industrial, ¿increíble, no?, no, es Holanda.

A la 1:00 suena la campana, hay que dormir para recuperar fuerzas, mañana ya es sábado y nos vamos a ir todos a visitar el parque nacional de Hoge Veluwe, la visita promete.

2 comentarios:

fnieto dijo...

Fe de errores: el Sorento no es un todocamino sino un todoterreno, yo el mío me lo compré automático, como tiene sólo dos pedales así es más difícil confirdurse :-P

fnieto dijo...

Fe de errores de la fe de errores: donde dice "confirdurse" debe decir "confundirse", creo que es muy tarde, me voy a dormir... hasta mañana a todos.